De plumas y cartón

Porque cuando las alas se desprenden de repente te das cuenta que jamás debiste atarlas a tu cuerpo.