Olas en el mar

Es interesante poder comprobar como una idea de algo concreto puede llegar a cambiar de forma tanto como la luna hace cambiar la forma de las olas en el mar. A veces, todo parece regirse en una variación constante, un ir y venir, en donde la soledad puede agravar la situación de esa idea al infinito y la compañía podría reducirla hasta su completa eliminación. Lo mejor en estos casos sería abandonarla al libre albedrío, dejar a la naturaleza la labor de darle su propia forma, pero cómo podríamos mantener esta otra idea. Difícil.

2 comentarios:

Ana Belio dijo...

Supongo que se lograría encontrando un término medio, pero no es fácil.

Solemos dejar pasar los pequeños detalles, tan importantes para el bienestar del día a día.

Vendré si me lo permites, me gusta lo que leo.

Saludos.

Lady Lune dijo...

Será un placer compartir contigo estos pensamientos, gracias por tus visitas.
saludos.